El paso del tiempo es inexorable y cuando la edad avanza el cuerpo se resiente y hay que seguir ciertas recomendaciones o consejos para saber envejecer, para ello debe seguirse una serie de pautas para hacer funcionar el cuerpo de acuerdo a la edad que se tiene y que no se atrofie ni el físico ni el intelecto.

 

  1. Practicar ejercicio: Es la recomendación básica e imprescindible que tienen que llevar a cabo nuestros mayores, cada uno de acuerdo a su edad y su movilidad.

No es sensato que una persona de 80 años se ponga a correr una maratón pero tampoco es sensato que se pase todo el día sentado en el sofá de casa.

En los parques de nuestras ciudades cada vez hay mas maquinas para ayudar a que nuestros ancianos no se atrofien, hay que animarles a usarlas ¡es gratis!

Si eres de esas personas que odian el ejercicio en maquinas, al menos camina a buen ritmo durante 30 minutos todos los días con ello reforzaras tu corazón y la movilidad de las extremidades inferiores y por supuesto tu capacidad pulmonar se mantendrá haciéndose mas resistente al ataque  de virus y demás patologías

Hay muchas alternativas o variantes para practicar ejercicio y que te sea ameno: jugar a la petanca, a los bolos, ir a bailar, etc.

  1. Vigilar la tensión arterial: Una de las medidas preventivas es controlar la presión sanguínea ya que es un factor de riesgo de dolencias mucho más severas como pueden ser los ictus y enfermedades cardiovascualares.

Se debe acudir periódicamente para que nos haga un seguimiento rutinario de nuestra presión sistólica y asístola (en España se estima que hay 4 millones de personas hipertensas que desconocen que lo son y por tanto no siguen ningún tratamiento médico ni de pautas de vida) Es importante hacerse con un tensiómetro digital y así controlar diariamente la tensión en casa y no tener que yendo todos los días a la consulta, solo de vez en cuando para mostrar al medico los valores de las mediciones que día a día se han ido realizado para que pueda llevar a cabo un diagnóstico.

  1. Seguir una dieta equilibrada: La obesidad es el quinto factor de riesgo de muerte en el mundo, dato que es alarmante ya que controlar el peso radica sencillamente en llevar una dieta equilibrada, siendo abundante en vegetales y frutas, y racionalizando el consumo de grasas y condimentos como la sal (que es mala incluso para la tensión arterial)

En España uno de cada dos personas padece de sobrepeso, patología que también sufren nuestros mayores por el sedentarismo que practican.

  1. Abandono del alcohol y del tabaco: Son dos de los elementos más perjudiciales a cualquier edad y más si cabe en las personas de la tercera edad, mas propensas a sufrir arritmias cardíacas y enfisemas pulmonares, bronquitis crónica etc.
  2.  Evite el estrés: Una calidad de vida optima pasa por llevar una vida tranquila y relajada, alejada de situaciones tensas que provocan nervios, falta de apetito, subidas de tensión, etc.

Es recomendable seguir técnica de relajación, practicar deportes que eliminan tóxinas y mantienen el cuerpo relajado.

Muchos abuelos echan una mano a sus hijos para el cuidado de sus nietos pero debe ser una acción relajante y ningún modo estresante, porque ante dichas situaciones hay que plantarse y hablar con los hijos para que buscan otra solución. No podemos convertir a los abuelos en unos segundos padres para nuestros hijos porque les va a acarrear situaciones estresantes y cansancio físico y su cuerpo se va a resentir.